Casas en remate

jose luis 01/10/2013
Negocios rentables

Se dice que comprar una casa es una inversión a largo plazo, no solamente porque nos quitamos de estar pagando una renta sin obtener ningún beneficio real, sino porque también podemos heredar ese patrimonio a nuestros hijos en un futuro.

Sin embargo, en algunas ocasiones, los créditos hipotecarios son difíciles de obtener. Por esa razón, el día de hoy te mencionamos una opción que puede convertirse en algo viable y sobretodo segura para ti.

La venta de casas en remate es un mecanismo de venta de inmuebles muy parecido al que se lleva a cabo en una subasta. En México, hay pocas empresas que se dedican a este sector, siendo una de las más reconocidas la compañía conocida como Remates-Judiciales. Cuenta con alrededor de dos décadas de experiencia dentro del ramo, lo que garantiza que siempre obtendrás el mejor y más profesional asesoramiento.

En la actualidad poseen, dentro de su plantilla laboral más, de 70 abogados especializados en lo que a remates judiciales se refiere.

Aquí es conveniente hacer una pausa para mencionarte que esta compañía es miembro de la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios (AMPI), entidad ajena al gobierno que se dedica a vigilar que todos los procesos que se encuentran relacionados con actividades inmobiliarias se lleven a cabo de acuerdo a los principios que marcan las leyes correspondientes.

La fecha de su fundación se remonta al año de 1956. Desde ese momento, uno de sus preceptos fue el de establecer con sus asociados un código ético que les permitiera desenvolverse sin perjudicar en ningún momento a terceras personas.

Volvamos ahora al asunto de las casas en remate. ¿Sabes en qué consiste en un remate judicial?

Todo comienza en el momento en que el individuo que solicitó una hipoteca, deja de pagarla y entonces la institución bancaria requiere recuperar su inversión inicial de alguna manera.

Lo que sigue es iniciar un juicio, en el que se determinará cuál es la mejor forma en que ambas partes tienen satisfechas. De hecho, el poner las casas en remate, la mayoría de las veces representa la última opción.

Los señores de Remates-Judiciales mensualmente actualizan la lista de las propiedades con las que cuentan. Esto lógicamente incluye un proceso de análisis que desencadena en proyecciones financieras para saber el costo de los honorarios que tendrá que pagar el interesado.

Por otra parte, hay que tomar en cuenta que el usar sabiamente este tipo de herramientas, nos puede significar un gran binomio: inversión/ahorro. Ahorrar se puede definir fácilmente como el tener cierta cantidad de capital resguardado para utilizarlo en el momento en que se requiera. Invertir se puede entender como la mejor manera de acrecentar el valor de un bien adquirido dentro de un período de tiempo razonable.

Mi profesor de economía decía que “las oportunidades sólo se presentan una vez en nuestra vida”. Y tenía mucha razón, ya que al comprar casas en remate adquirimos un inmueble a un precio equivalente al 30% de su valor real.

Además, el ser propietario de una vivienda usada tiene muchas preeminencias. La primera de ellas es que automáticamente tu propiedad se encuentra dentro de una zona urbanizada, esto quiere decir que cuenta con todos los servicios públicos. La segunda ventaja, se encuentra ligada al hecho de poder obtener mayor cantidad de metros cuadrados por menos dinero.

Tu capital agradece infinitamente tu visita.

Comparte esta nota:
Etiquetas:

0Deja tu comentario